Home

 

Indice/Contents Nº 4

 

SEGURIDAD RADIOLÓGICA, PRECAUCIONES Y CONSEJOS A LOS PACIENTES QUE RECIBEN DOSIS TERAPÉUTICAS DE I-131.

DR. HORACIO AMARAL

Medicina Nuclear, Clínica Alemana. Santiago, CHILE

Correspondencia:

Dirección del autor: Dr. Horacio Amaral, Av. Vitacura 5951, Santiago, CHILE.

Tel. : (562) 210 1227
Fax: (562) 212 4380
E-mail: hamaral@alemana.cl

Cita/Reference:
Amaral, H. Radiation Safety, Precautions and Advice to Patients Administered Therapeutic Doses of I-131. Alasbimn Journal1(4): July 1999. http://www.alasbimnjournal.cl/revistas/4/amaral.htm
 

RESUMEN

El uso de 131I en dosis terapéuticas puede constituir un riesgo potencial de radiación tanto para los familiares e individuos cercanos al paciente como para los trabajadores de la salud y medio ambiente. Por lo tanto, su empleo debe ir acompañado de estrictas medidas de seguridad para evitar una exposición innecesaria a las radiaciones. En lugares donde no existen regulaciones locales para dar de alta a pacientes que han recibido 131I recomendamos adoptar los criterios propuestos por la United States Nuclear Regulatory Commission (NRC) publicado como 10 CFR 35.75 y la Guía Regulatoria 8.39. Esta nueva regulación cambia el límite general por una estimación individual del riesgo de irradiación. De acuerdo a esta regulación el médico responsable puede autorizar el alta de cualquier individuo que ha recibido un radiofármaco si es improbable que otro individuo reciba una dosis efectiva equivalente que exceda 5 milisieverts (0.5 rem). En este artículo se presenta una sugerencia de instrucciones escritas a los paciente para evitar una irradiación innecesaria para el publico en general, trabajadores de la salud y medio ambiente.

 

INTRODUCCIÓN

El presente artículo se basa parcialmente en las recomendaciones efectuadas por un panel de expertos invitados por la Sociedad Chilena de Endocrinología y Metabolismo para lograr una "Proposición de consenso para el uso de 131-I en el tratamiento de la tirotoxicosis y el cáncer del tiroides" (1) y en una presentación del autor en el Seminario Internacional en Aplicaciones Terapéuticas de los Radiofármacos organizado en enero de 1999 por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Hyderabad, India.

 

RECOMENDACIONES GENERALES :

El uso de 131I en dosis terapéuticas puede constituir un riesgo potencial de radiación tanto para los familiares e individuos cercanos al paciente como para los trabajadores de la salud y medio ambiente. Por lo tanto, su empleo debe ir acompañado de estrictas medidas de seguridad, precauciones e instrucciones especiales para evitar una exposición innecesaria a las radiaciones.

La administración de 131I debe ser efectuada bajo la responsabilidad de un médico especialista que cuente con una licencia para manipular sustancias radiactivas. A su vez, la recepción, uso y almacenamiento del material radiactivo debe realizarse en una institución médica que posea la respectiva autorización o licencia de Instalación Radiactiva.

El médico que administra la dosis de 131I será responsable de tomar todas las precauciones para evitar la irradiación innecesaria tanto de las personas cercanas al paciente, a los trabajadores de la salud que lo atiendan como al público en general. El médico que administra la dosis de material radiactivo deberá mantener un registro de las cantidades administradas a cada paciente. Se establece como norma general tomar todas las medidas que sean razonablemente aceptables para disminuir al mínimo la exposición a las radiaciones (criterio internacional conocido por la sigla "ALARA" = As Low As Reasonably Achievable). Al no haber una norma nacional expresa que regule las condiciones que permitan la libre circulación de un paciente sometido a tratamiento radiactivo se recomienda adoptar la disposición de la Comisión Reguladora Nuclear de los EE.UU. (NRC) establecida en la regla 10 CFR 35.75 (2) que ha sido recientemente modificada para hacerse efectiva a partir del 29 de Mayo de 1997. Esta regla está conforme con las disposiciones de la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP 60, 1990) y las del Consejo Nacional de Protección Radiológica y Medidas de EE.UU. (NCRP).

La nueva regla 10 CFR 35.75 establece en resumen lo siguiente:

  • Todo paciente que pueda exponer a otros individuos a una dosis efectiva equivalente superior a 1 mSv (100 mrem) debe recibir instrucciones escritas del médico tratante que cumplan con el criterio "ALARA".

  • Para que un paciente sometido a tratamiento radiactivo pueda ser enviado a su domicilio se requiere que no exponga a ningún otro individuo a una dosis de radiación superior a 5 milisieverts (0.5 rem) en un año.

Esta nueva norma permite establecer criterios basados en la realidad de cada individuo y su propio entorno (3). De este modo se puede ser más flexible con una persona que vive sola en una construcción sólida y más estricto cuando el sujeto convive con su familia en una habitación pequeña y de material ligero. Esta norma reemplaza la regla anterior, más rígida, que sólo permitía enviar a su domicilio a un individuo con una dosis inferior a 1.110 MBq (30 mCi) o cuando la radiación medida a 1 metro del paciente no sobrepasara los 0.05 mSv (5 mrem) por hora. Sin embargo, esta nueva regulación obliga a dedicar más tiempo a los pacientes para conocer su entorno y costumbres para poder efectuar un cálculo personalizado del riesgo de las personas potencialmente expuestas. Para esto se cuenta con programas especiales de computación que ayudan a realizar los cálculos correspondientes. Estos se basan en la siguiente fórmula que es aplicable a todos los radionucleidos (4) :

Donde

D(t) = Exposición acumulada en el tiempo t en R (asume que 1 R = 1 rem)

34.6 = Factor de conversión integral de decaimiento para 24 horas (24*1.44)

= Constante gama específica del radionucleido , R/mCi-hr a 1 cm.

Q0 = Actividad inicial de la fuente en mCi

Tp = Vida media física en días

r = Distancia desde la fuente al punto de interés en cm.

t = Tiempo de exposición en días

El factor (1 - e -0.693t/Tp) representa el tiempo de exposición o factor de ocupancia. Con isótopos de vida media física menor o igual a un día este valor se reemplaza por 1 ó 0.75. Si el radionucleido posee una vida media superior a un día generalmente se usa un factor de ocupancia de 0.25.

Así por ejemplo, para el cálculo de la exposición máxima a 1 metro de un paciente que ha recibido 30 mCi de I-131 en la fórmula se utilizan los siguientes valores :

Con este resultado podemos observar la concordancia de la nueva regla con la anterior al limitar el tratamiento ambulatorio a una actividad no superior a 30 mCi ya que esta dosis produce una exposición máxima inferior a 0.5 rem (5 millisieverts) al permanecer a 1 metro de la fuente.

 

SUGERENCIA PARA UNA INSTRUCCIÓN ESCRITA A LOS PACIENTES:

¿Porqué va a recibir un tratamiento con yodo radiactivo 131I?

Ud. va ha recibir un tratamiento con yodo radiactivo porque en conjunto con su médico han decidido que es la mejor alternativa para su enfermedad. La mayoría de la radiación aportada por el yodo será absorbida por su glándula tiroides la que se ubica en la parte anterior del cuello. Esta radiación interfiere con el funcionamiento de su glándula provocando un efecto esperado y benéfico para su enfermedad, sin embargo parte de la radiación presente en su cuerpo puede alcanzar en pequeñas cantidades a otros individuos cercanos a Ud. exponiéndolos inútilmente a estas radiaciones. Aún cuando no hay evidencias de que esta exposición a radiaciones haya provocado daño a otros individuos es recomendable que las personas eviten exponerse a cualquier radiación innecesaria.

¿Cómo se administra el yodo radiactivo y que preparación se requiere?

El yodo radiactivo se administra en forma líquida por vía oral en una cantidad variable según su tipo de enfermedad. Esta dosis será determinada por su médico tratante en conjunto con el médico que le administrará el tratamiento. Según la cantidad administrada y su condición es posible que deba permanecer hospitalizado por algunos días. Las mujeres deben estar seguras de no estar embarazadas en el momento de recibir tratamiento. Al recibir el tratamiento deberá abstenerse de ingerir alimentos en las dos horas previas y en algunos casos se le recomendará una dieta baja en yodo por algunos días. Converse previamente con su médico para aclarar todas las dudas y poder organizar tanto sus actividades como las de su familia.

¿Cuanto tiempo permanece el yodo en mi cuerpo?

El yodo radiactivo permanece sólo temporalmente en su cuerpo por algunos días. La mayoría del yodo no retenido en su tiroides es eliminado en las primeras 48 horas principalmente por la orina. Una pequeña cantidad estará presente también en la saliva, el sudor y en las deposiciones. La cantidad de yodo radiactivo retenido en su tiroides también disminuye rápidamente. Esto significa que la posibilidad de radiación innecesaria para otras personas va disminuyendo con los días.

¿Cómo se pueden exponer otras personas a la radiación de mi cuerpo?

Las radiaciones emitidas por el yodo radiactivo de su cuerpo son muy similares a los rayos X empleados para tomar una radiografía. Esto hace que las personas que permanecen a poca distancia suya y por tiempo prolongado puedan estar expuestas a recibir una cantidad de radiación innecesaria y evitable.

Además de la radiación señalada existe la posibilidad que otras personas cercanas a Ud. puedan ingerir directamente pequeñas cantidades de yodo radiactivo eliminado de su cuerpo por la orina, saliva o sudor.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de exposición a radiaciones de otras personas?

Si bien la cantidad de yodo radiactivo presente en su cuerpo es pequeña y no hay evidencias de que la radiación proveniente de él pueda causar un problema, de todas maneras es necesario disminuir al máximo las posibilidades de exposición. Los tres principios básicos para evitar la exposición innecesaria a las radiaciones son :

  • DISTANCIA: Evite el contacto muy próximo a otras personas. La radiación disminuye en forma muy importante con la distancia.

  • TIEMPO: La radiación a otras personas depende de cuanto tiempo permanezcan junto a Ud. Por lo tanto evite los contactos prolongados con otras personas.

  • HIGIENE: La buena higiene minimiza las posibilidades de contaminación directa con yodo radiactivo. Como la mayoría del yodo deja su cuerpo por la orina es muy importante que Ud. se lave muy bien las manos después de ir al baño.

CONSEJOS PRÁCTICOS :

  • Pida a su médico que le dé detalles de todas la recomendaciones necesarias para evitar una radiación innecesaria para las personas cercanas y otros individuos. Aclare todas sus dudas y no tema preguntar.

  • Duerma solo en los primeros días después del tratamiento. En este período evite dar besos y tener relaciones sexuales. Evite mantener contactos cercanos y prolongados con otras personas, especialmente con niños y embarazadas que son más sensibles a las radiaciones que los adultos.

  • Si tiene un niño pequeño o cuida alguno solicite instrucciones especiales a su médico. Evite tenerlo en su falda, alimentarlo o mudarlo. Si está dando pecho debe dejar de amamantar ya que el yodo está presente en la leche materna. Deberá sustituir la alimentación del bebé por otra leche.

  • Lave muy bien sus manos después de ir al baño. Utilice papel higiénico en mayor cantidad que la habitual. Tire la cadena 2 ó 3 veces después que vaya al baño. Mantenga la taza del baño especialmente limpia. A los hombres se les recomienda orinar sentados para evitar salpicar orina fuera de la taza o en sus bordes.

  • Beba abundante líquido para eliminar mayor cantidad de orina. Consuma caramelos ácidos o jugo de limón para ayudar a la salivación y evitar la retención de yodo en las glándulas salivales. Mantenga su cepillo de dientes separado de los del resto de su familia.

  • Separe para su uso exclusivo un juego de cubiertos (cuchara y tenedor) y lávelos separadamente del resto con abundante agua. Evite morderse la uñas y llevarse objetos a la boca tales como lápices, cadenillas, etc.

  • Destine una toalla para ser usada sólo por Ud. Lave su ropa interior y ropa de cama aparte del resto y con enjuagues adicionales de agua.

REFERENCIAS :

1. Michaud P. Proposición de consenso para el uso de 131-I en el tratamiento de la tirotoxicosis y el cáncer del tiroides. Rev Med Chile 1998; 126: 855-865

2. U.S.Nuclear Regulatory Commission. Criteria for the Release of Individuals Administered Radiactive Material 10 CFR Parts 20 and 35, 1997.

3. U.S.Nuclear Regulatory Commission. Regulatory Guide 8.39. Release of Patients Administered Radiactive Materials. April 1997.

4. National Council on Radiation Protection and Measurements (NCRP), "Precautions in the Management of Patients Who Have Received Therapeutic Amounts of Radionuclides", NCRP Report No. 37, October 1, 1970.


Resumen | Introducción | Sugerencia para una instrucción escrita a los pacientes. Horacio Amaral MD. | Consejos prácticos | Referencias | Versión completa | Portada del artículo